Detección oportuna del cáncer de próstata mediante cuestionario de síntomas, tacto rectal y antígeno

En nuestro país, el cáncer de próstata es la primera causa de fallecimiento en mayores de 60 años, de ahí que especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) promueven en los derechohabientes la detección temprana de este tipo de cáncer.

A través de un sencillo cuestionario de síntomas, tacto rectal y prueba de antígeno prostático, se puede lograr tener una evaluación completa e integral a partir de los 45 años de edad, para que en caso de ser necesario comenzar una atención oportuna en varones con esta enfermedad.

Al respecto, el doctor Samuel Rivera Rivera, jefe de la División de Atención Oncológica en Adultos, de la Coordinación de Atención Oncológica, recordó que en varones a partir de los 45 años de edad, se recomienda acudan a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) a fin de que el médico de primer contacto realice una evaluación de la próstata.

Una detección temprana y oportuna, permitirá poder identificar una enfermedad maligna e iniciar tratamiento de manera inmediata, con altas probabilidades de lograr la curación.

FACTORES DE RIESGO

En este mismo sentido, abundó que en hombres con uno o más familiares directos con cáncer de próstata, de raza afromexicana o afroamericana, es aconsejable que se acerquen a los servicios preventivos que ofrece el Seguro Socia desde los 40 años, pues estos son importantes factores de riesgo para desarrollar este padecimiento en edades tempranas.

En los módulos de PrevenIMSS se realizan las pruebas para la detección oportuna y mediante la herramienta CHKT en Línea, desde el teléfono celular o tableta se contesta un cuestionario que evalúa si el usuario tiene riesgo bajo o alto de sufrir cáncer de próstata, y la posibilidad de agendar una cita médica.

Abundó en que la principal función de la próstata es reproductiva al ser la encargada de facilitar la movilidad de los espermatozoides, y ésta de manera natural comienza a crecer conforme pasan los años, “lo más común es presentar un crecimiento prostático benigno, pero hay casos en los que el crecimiento de células es desordenado, llegan a invadir tejidos que están alrededor de la próstata e incluso a otras partes del cuerpo, que es lo que conocemos como metástasis”.

QUÉ NO DEBE IGNORARSE

Asimismo, señaló que de manera común el crecimiento de la próstata de manera inicial no se manifiesta con síntomas, pero cuando se llegan a presentar hay alteraciones en la micción como urgencia para orinar, mayor frecuencia durante la noche, goteo al término, o sensación de “no terminar”, dolor o sangrado al mantener relaciones sexuales e incluso, cuando afecta otras partes del cuerpo pueden haber molestias no relacionadas con el sistema urinario.

Las estructuras que con mayor frecuencia afecta el cáncer de próstata son los huesos, puede haber dolor en el sistema esquelético y hay pacientes que debutan con una fractura, momento en el que se descubre que desarrolló cáncer de próstata; también pueden sufrir afectaciones en hígado y pulmones.

“El problema es que los hombres no acuden a revisión, o se busca atención cuando el desarrollo de síntomas causa mucha molestia y esto es reflejo de la invasión del cáncer a diferentes estructuras del cuerpo. Culturalmente en nuestro país no somos muy afectos a acudir a revisiones, pero en realidad, el tacto rectal es una exploración muy sencilla y rápida, y en menos de un minuto se puede tener el panorama de lo que ocurre en la próstata, sumado a la prueba del antígeno prostático que se realiza en sangre”, enfatizó.

Es por ello, agregó, que en los últimos años el sector salud se ha esforzado por contar con terapias para mejorar la expectativa de pacientes con cáncer de próstata, se han aprobado medicamentos innovadores con una alta efectividad a fin de otorgar tratamientos que se traducen en que los pacientes vivan más tiempo y con una mayor calidad de vida.

Para reducir el riesgo de presentar cualquier cáncer, y específicamente el de próstata, “hay medidas que tienen que ver con un estilo de vida saludable, factores que deben modificarse y ser parte de la rutina diaria: consumir alimentos con menos grasas, carnes rojas en mínima cantidad, mantener peso adecuado, favorecer la actividad física, incluso una caminata 30 minutos al día es un buen arranque, evitar el tabaco y el alcohol, así como tener una vida sexual saludable”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *